Como empezó todo parte 2

Bueno, pues la verdad es que la experiencia en la ventanilla única (atención al recarguero) no fué del todo buena, eramos 3 compañer@s, Raso, Migual y yo, tras acordar en una reunión con varios jefes, entre ellos el que era el subjefe de recursos humanos de la planta, Farmin Perdo, las instrucciones de funcionamiento y el calendario de turnos, pues empezamos a andar.

Los primeros días fueron bastante caóticos, excepto cuando Farmin venía a comprobar como iba, ningún trabajador se acercaba entonces, pero teníamos cascos contaminados ¿Como cojones los sacaban de planta? con radiación, cintas para el sudor de la frente, nos usaban de almacen temporal de productos químicos que no tenían autorización para entrar en esa zona, pero la gente metía escondidos en los bolsillos de los monos de trabajo, dabamos pegatinas para el casco donde se mostraba que eras recurso preventivo y muchas cosas más, la mayoría eran epis.

El ambiente era bueno, por que la disposición era buena, salvo en algun caso concreto, un@ de mis compañer@s pues siempre se marchaba antes, no podía hacer solape debido a ello. Además me constaba que se marchaba como una hora antes, por lo visto con autorización de su jefe directo de la planta, pero claro, yo como iba a saber que allí había tantos jefecillos. En realidad la planta es bastante reino de taifas.

Bueno, pues se acabó la recarga, y resulta que al final mi pedido lo habían hecho hasta el 31 de diciembre por si se estiraba la parada, así que ahí estuve yo, otro mes mas asistiendo a la sección de química, pero… el peon de la sección pidió vacaciones y mira por donde coincidia que yo ya habría terminado mi contrato, así que fuí encadenando pedidos. Recuerdo que una de las veces, era un 30 de diciembre, laboral, me habían bloqueado la tarjeta de identificación y cuando intenté acceder a mi trabajo la seguridad del lugar me bloqueó el acceso, nadie les había notificado mi renovación, así que estuve sentado un rato hasta que se aclaró la situación.

Pues nada, ya tenía nuevo puesto de trabajo apoyo a la sección en temas administrativos y en vacaciones del peón pues la substitución de éste, siempre recordaré con cariño esa época, por la facilidad del trabajo, el buen ambiente y los momentos entrañables en el almuerzo diario y el del viernes, con Manalo Pallicer y sus latas para picar.

He de decir que siempre recordaré un momento en el que uno de los analistas, Ongel Polma me decía que mi puesto de trabajo era ilegal, pues estaba en clara cesión de trabajadores y me decía que esto era un chiringuito, que se pasaban la ley por la piedra mientras los trabajadores se lo permitian. Cuanta razón tenías.

¿Cómo empezó todo?

Bueno pues allá por junio del 2009 después de una laaaarga travesía por el desierto a nivel personal y profesional, con la cercanía del verano y las bajas expectativas de encontrar empleo, puesto que no lo estaba buscando, mi madre me comentó que iba a empezar la recarga de combustible de una central eléctrica cercana a mi antigua dirección, en Almansa. Creo recordar que apenas llevaba unos meses en el paro así que me decidí por cambiar de aires y aceptar su oferta. Redacté mi curriculum vitae con bastante esfuerzo la verdad, no me daba orgullo mi pasado, pero pasado era y pasado estaba así que se lo entregué a mi madre. Ella posteriormente se lo hizo llegar a un vecino, Jeso Podre FR, que vivia en nuestro mismo edificio. Yo de esta persona solo sabía que trabajaba en dicha central eléctrica, así que lo ví como que me metian en una especie de bolsa de currículums de la que tirarían cuando hiciera falta.

Bueno pues no, ni era un mero empleado ni yo iba a ir a ninguna bolsa de trabajo. Era el puto jefe de producción y a mi me llamó a los dos dias Solva Honrobia, jefe de lo que parecía una pequeña empresa de oficinistas que tenía su centro de trabajo allí. El puesto que yo iba a desempeñar era auxiliar de laboratorio y auxiliar administrativo de la sección química. Así que nada más llegar me presentaron a una preciosa jovencita llamada Omparo que me dió unas instrucciones un tanto imprecisas acerca de lo que necesitaba de mí. Básicamente me explicó con gran criterio que tenía que ordenar las ¿icrvs? de la sección que llevaban mucho tiempo acumulando polvo, así como gran cantidad de informes de unos sistemas de la central de los que yo no tenía ni idea en una nave abandonada de la mano de dios, con tejado de uralita, sin climatización y a la que se llegaba despues de coger un autobús interno de la central y una caminata de unos 5 minutos.

He de decir que tras la primera semana trabajando solo, hubiera agradecido cualquier visita, pero no se sucedían, así que me había proporcionado un número de teléfono al que dirigirme si necesitaba más instrucciones (ahora mismo no recuerdo cual era) 05X, al cual llamé todo decidido, tras marcar los tres dígitos en el teléfono no pasó nada. Entonces en la distancia se escuchó la megafonía de la central… XXX llama al 50XXX y pensé igual hay que marcar el 50 antes de las primeras cifras… (listo yo, eh?) bueno, pues llamé y me contestó un hombre (sorpresa) así que le expliqué que me había confundido de número y colgué.

Resulta que Omparo compartía despacho con este hombre, un supervisor de la sección de química, en la que ella hacía labores de técnico en varios estudios y proyectos. Así que tras varias instrucciones más y varias visitas etc.. acabé mi trabajo en la antigua nave (gracias a dios, se acabó la soledad!) y decidieron trasladarme al laboratorio químico, ya que mi contrato iba a ser por tres meses, y tenían que hacer algo conmigo durante el tiempo restante.

Así fué como empezó mi trabajo en la central de verdad, me encargaba de digitalizar el trabajo de los supervisores y analistas, sustituir al peon que tenían para tomar muestras, organizar el almacén de productos químicos con un programa que habían adquirido (en realidad solo habían adquirido lo básico y una pda, pues la pda no funcionaba con solo lo básico así que sigue siendo un trabajo a medio realizar aún ahora) además, varias veces a la semana ayudaba a los analistas químicos con sus labores, nada complicadas, de lectura de las muestras, básicamente consistia en introducir las muestras que ya había tomado con anterioridad en varios frascos e introducirlas en aparatos que te daban unos valores, esos valores se anotaban en un libro diario de resultados y eran firmados por los analistas.

Así llegamos a las puertas de la recarga de combustible y un día aparece un hombre calvo, muy sonriente, la típica sonrisa de comercial que te la va a meter quieras o no, se llamaba Jolio Bolinchon, y era el jefe de la sección de química, estando yo realizando tareas ofimáticas con el word (Creando plantillas) me comentó que iban a crear un nuevo puesto de trabajo, a similitud de otra Central Eléctrica (Garoño) que consistía básicamente en un centro de atención al recarguero (es como llamabos al personal que viene específicamente a trabajar en la recarga) que iba a ser en zona controlada y lo que yo iba a tener que hacer era proporcionar formularios, informes, planos, epis etc.. así que acepté, ¿otros tres meses de trabajo? ¿por qué no?.

Te cagas Lorito

Pues resulta que soy representante de los trabajadores en una empresa media y típica española actualmente (2021) y hace un par de días solicito acceder al registro retributivo segregado por sexos (lista de lo que cobra la gente pero por sexos y sin nombres vamos) y no me dan acceso. Básicamente no me contestan los correos, con el consiguiente cabreo por pienso que me toman el pelo o que me están provocando claro. Hasta hoy. Hoy me he dado cuenta de que al ser la típica empresa media española pues las horas extraordinarias las pagan como complemento (para ahorrarse unas perrillas mientras gritan a Echenique que pague la seguridad social, pero esto es ahorrar, no estafar) y ese complemento debe de aparecer en el registro retributivo, claro, ahora a ver cómo justifican que un auxiliar cobra 1500€ al mes por qué hace horas (si más de 80 al mes, oh sorpresa) y un oficial que no hace horas cobra 1200€. La soberbia se ve que tiene un precio.